trucos escritoras novela romántica histórica escribir una novela escribir tu primera novela escribir novela romántica histórica en un año escribir novela romántica histórica cómo escribir una novela

Paso a paso para escribir tu primera novela romántica en un año

Una de las primeras cuestiones que te plantearás al comenzar a escribir tu primera novela romántica es ¿en cuánto tiempo la tendré terminada? esto dependerá de muchos factores, pero si te propones hacerla en un tiempo límite, un año puede ser un periodo suficiente para poder planificarla y escribirla con tranquilidad. Aunque eso sí, necesitas que se convierta en una tarea rutinaria a la que deberás dedicarle horas. Si es tu caso y te planteas escribir ese primer borrador, no te pierdas los siguientes tips para alcanzar tu objetivo.

Escribir tu primera novela en un año ¿es posible?

La respuesta es sí, es posible, pero para ello deberás de contar con ciertas dosis de disciplina y rutina de modo que puedas cumplir con los plazos que te propongas y así alcanzar  tu objetivo: ¡Terminar de escribir tu primera novela de una vez por todas!

Para poder ir aplicando los consejos, en primer lugar tienes que planificar el año, y una de las mejores formas de hacerlo es dividiéndolo en tres períodos. De este modo, las tareas se organizarían de la siguiente forma:

Primer período (3 meses)

El primer período tiene una duración de tres meses y es clave durante este tiempo la planificación, ya que será en esta etapa cuando empezarás a dar forma a tu novela, ahora una idea.

Durante el primer mes debes empezar a perfilar la historia: trama, personajes, ambientación… dedícate a pensar con tranquilidad cada detalle, y cuando termines el mes te habrás dado cuenta de que ya tienes el principio, el nudo y el desenlace, los personajes y la historia perfectamente definida. Para ello no debe faltar en tu block de anotaciones una escaleta. Aquí te dejo un post donde te explico qué es y para qué sirve: ¿Cómo se construye y para qué sirve la escaleta de una novela?

Consejo según mi experiencia: si quieres escribir tu primera novela romántica no olvides la trama de amor. Parece absurdo, lo sé, pero me ha pasado infinidad de veces, que al finalizar mi escaleta me he dado cuenta que la historia de amor va por un lado y la historia que quiero contar va por otro. El trabajo viene cuando intento cruzar los dos caminos. Porque una novela romántica sería muy aburrida si solo se tratase de un chico y una chica, o de dos chicas, o de dos chicos, que se encuentran, se gustan, se separan y después de muchas casualidades se vuelven a encontrar.

El reto es convertir esas casualidades en causalidades para dar un significado a la trama contundente y descifrar el sentido de tu novela. Para ello un buen ejercicio es pensar en una sola palabra que defina la trama que te ronda por la mente.  Una palabra de la cual puedas partir.

Las primeras veces que empiezo la escaleta de una de mis novelas siempre me viene a la cabeza la palabra: Extraña. Porque la mayoría de mis historias de amor son extrañas, sin embargo, cuando empiezo a indagar qué tipo de extrañeza es la que quiero transmitir voy perfilando mi obra: ¿Una extrañeza sensual o dulcificada? ¿Qué trasfondo tiene la historia de amor? ¿Hasta qué punto es discordante? ¿Qué separa y une a mis dos protagonistas?

Una vez que ya tienes claro el camino que seguirás para escribir tu primera novela, llega el momento de documentar la historia. Comienza la etapa de investigación para que toda la trama quede perfectamente contextualizada.

Esta es una de las etapas que más me gustan, normalmente la combino con la escritura del borrador. Eso depende de lo multitareas que seas.

Me encanta recoger información y documentarme sobre un periodo de la historia en concreto. Lo ideal es saber qué buscar, como por ejemplo los divorcios del siglo XVIII (si tu protagonista está pensando en divorciarse) o bien las condiciones de la clase obrera (si tu heroína trabaja en una fábrica de algodón en Londres durante la época victoriana). No tiene sentido leerse un volumen entero sobre la historia Inglaterra si lo que necesitas saber son temas muy concretos. Depende del lugar y época en la que centres tu novela.

No es lo mismo documentarte sobre los pubs londinenses que están de moda, que los que lo estuvieron durante la regencia. Para más información puedes echar un vistazo a Cómo documentar tu novela romántica histórica y no perderte en el intento

Al final del primer trimestre llegará el momento de elegir el modo en el que se va a relatar la historia, si prefieres escribirla en primera persona o utilizar un narrador… Y con este trabajo ya terminado y todas las decisiones tomadas llega el momento de comenzar a darle “vida”.

trucos escritoras novela romántica histórica escribir una novela escribir tu primera novela escribir novela romántica histórica en un año escribir novela romántica histórica cómo escribir una novela

Segundo período (8 meses)

El segundo período es el más largo y el más importante, ya que será el tiempo que dedicarás por fin a escribir tu primera novela, la cual debe de empezar con la elección de los personajes tanto principales como secundarios.

Una de las formas más útiles de comenzar a organizarlos y caracterizarlos es utilizando fichas de personajes, cada una de las cuales contendrá toda la información necesaria (tanto física, como psicológica así como el papel que cada uno de ellos tendrá en la novela) para evitar las incongruencias.

Si lo que estás escribiendo es una historia de amor es importante determinar desde el principio aquello que los dos protagonistas piensan del amor y realizar un arco emocional en el que se plasme la evolución de sus sentimientos. El amor a primera vista es elemental y aburrido, ¿no crees?

Cuando tengas a los personajes, con todos los datos ya recopilados en el primer trimestre, llega el momento de comenzar a elaborar y desarrollar la trama. Previamente a este paso, puede ser de gran ayuda hacer una escaleta u organigrama en que se detalle un resumen de cada una de las escenas. De este modo, el desarrollo será mucho más ágil y fácil.

Consejo según mi experiencia: desarrollar un resumen detallado de todas las escenas fue una agonía para mí cuando me decidí a escribir mi primera novela romántica, y lo sigue siendo todavía. Es la fase menos artística de todas, ya que solo se trata de exponer lo que sucede en cada una de las escenas sin vivir a los personajes.

Cuando escribes un borrador sin una planificación previa, sientes que los protagonistas te llevan de un sitio a otro y que la magia te rodea. El jarro de agua helada viene cuando lees lo que has escrito, al menos en mi caso, y te percatas que nada tiene sentido y que tus personajes están como una cabra. Por eso es muy importante tener una guía, saber qué escena va seguida de otra y conseguir una coherencia.

Cuando empieces a escribir el borrador te darás cuenta que algunas de las escenas que creías cruciales tal vez no lo sean tanto y deberás añadir o eliminar. Sé flexible.

Durante este período, es también muy importante comenzar a seguir una rutina de escritura cada día, estableciendo un objetivo con el fin de que la novela no se retrase. Elige el momento en el que te sientas más cómoda, busca un rincón inspirador y dale rienda suelta a tu imaginación.

Consejo según mi experiencia: los maratones de escritura no sirven para nada si no tienes un hábito de escritura establecido. Si te interesa este tema no puedes perderte: Tips para escritoras: Cómo crear un hábito de escritura

Tercer período (1 mes)

Y así casi sin darte cuenta ha pasado casi un año y tu novela ya está prácticamente finalizada. Ahora, en el último mes, deberás llevar a cabo un minucioso trabajo de lectura y revisión de tu novela tanto a nivel ortográfico, gramatical y de estilo, como de coherencia y evolución de los personajes.

Primero empieza a revisar la coherencia y la estructura de tu trama, anota todo aquello que te chirríe y no caigas en la tentación de querer terminar antes de tiempo. Escribir tu primera novela ya sea romántica o de otro género no es una carrera. Es la base de toda un aprendizaje literario que te permitirá, a la larga, saborear cada una de las distintas fases de su escritura.

Por último si quieres que aquello que has creado tenga un buen acabado, es mejor que eches mano de algún lector cero y de un buen corrector profesional. Y ya la tendrás lista para presentarla a una editorial.

¿Qué es un lector cero?  Aquí te dejo una guía para elegir lectores cero para tu novela de Ana Gonzalez Duque.

¿Has conseguido que tu novela realmente se convierta en el proyecto que imaginaste durante el primer mes? ¿Estás satisfecha con tu trabajo? ¿Crees que deberías cambiar algo o mejorar alguna trama? Ahora es el momento de pulir cada detalle, disfrutar del trabajo realizado y lanzarse a un nuevo mundo: ¡el de la publicación!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *