tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

8 tipos de finales para una novela romántica que impulsaran tu creatividad

Los finales para una novela son decisivos a la hora de catalogarla en buena o mala. Pero cuando hablamos de novela romántica es todavía más importante, ya que no se trata de un final feliz característico de este género, si no que el conjunto de la trama tiene que tener un sentido y que  los cabos sueltos existentes se aten de una forma coherente.

Y seamos sinceras, no todas las novelas románticas tienen una trama decente ni un final como se merecen las lectoras. Para organizarte y empezar a escribir una novela romántica con una trama adecuada he escrito ¿Cómo se construye y para qué sirve la escaleta de una novela?

Un buen final implica que la lectora quede satisfecha, que la obra haya concluido de forma acorde a lo expuesto en la obra y la forma de ser de los personajes, y que, en función del tipo de final elegido, exista una opción para una continuación.

Curiosamente, a pesar de que una obra pueda ser de excelente calidad, existen much@s lector@s que establecerán sus opiniones y sensaciones acerca de una obra, fijándose, en un alto porcentaje, en el final del libro.

Para conocer las distintas posibilidades que existen acerca del fin de tu manuscrito, no hay nada mejor como los lectores cero para determinar  cómo va a ser ese último capítulo. Si tienes interés puedes leer el post de Gabriella Literaria sobre Cómo conseguir (y sacar partido) a tus lectores cero 

Entonces ¿cuántos tipos de finales para una novela romántica existen?

No hay una clasificación que catalogue cuántos finales para una novela existen,  pero si es cierto que hay ciertos rasgos que definen a un tipo de final, de otro. Así, se pueden establecer una clasificación que abarca los siguientes:

1.Final cerrado: en este tipo de final tanto la trama principal como las subtramas quedan terminadas. No hay posibilidad de continuación o de un final alternativo.

Un buen ejemplo son las novelas de Jane Austen o todas aquellas basadas en sus obras. No existe otro final que la boda. Pueden hacer cientos de versiones y/o adaptaciones al mundo moderno que el final siempre es el mismo, y eso como lectoras nos encanta. Una buena muestra son Las 9 mejores novelas basadas en los clásicos de Jane Austen

 tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

2.Final abierto: no se considera un final como tal, ya que no supone el cierre de la historia. En el aire quedan ciertas cuestiones sin resolver y la interpretación queda un poco en el libre pensamiento del lector. Es el recurso más utilizado en aquellas novelas que forman parte de una saga. Un buen ejemplo es la saga de Diana Gabaldon Forastera con cada uno de los libros te muerdes las uñas por saber qué es lo que le va a deparar el destino a la pareja formada por Claire y James.

tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

3.Final circular: en este caso, el final se caracteriza por regresar a la misma situación con la que dio comienzo la historia, de modo que todo vuelve a ser como al inicio.

Una de las novelas que me vienen a la mente, aunque no esté catalogada como romántica, es Chocolat, a pesar de las tantísimas cosas que suceden durante la trama, la historia concluye tal y como empezó.

La protagonista, junto a su hija, se establece en en pueblo huyendo del viento, y termina de la misma manera, precipitándose hacia una carrera para que el viento no la alcance.

tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

4.Final triste: los finales para una novela no romántica son infinitos, como ese final triste que representa la no culminación  de los objetivos de los protagonistas. Sin embargo, en una obra de género romántico en sus múltiples subgéneros el resultado en teoría debe ser siempre feliz.

No obstante, gracias a la creatividad de algunas escritoras y escritores no es así de simple y encontramos brillantes excepciones. En Yo antes de ti  de Jojo Moyes el desenlace resulta desalentador, pero debido a las circunstancias la protagonista por fin puede hacer realidad uno de sus sueños, a pesar de la tristeza que anida en su corazón.

tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

5.Final feliz: en este caso, el final cumple con las expectativas del protagonista y todo se resuelve de forma positiva para el personaje principal.

La mayoría de novelas románticas tienen ese final feliz donde los enamorados por fin están juntos, aunque tanto los escritores y escritoras del género deberían realizar una reflexión. ¿El fin justifica los medios? Me refiero a aquellas novelas donde la protagonista (hablo en femenino ya que normalmente la trama principal recae en ella más que en él) consiente ser humillada, rebajada, perdonada y un gran etc. con la única intención de estar con él. Algunas de las novelas de los años 80 del siglo XX tienen la excusa del momento histórico, pero ¿qué excusa existe ahora?

 

6.Final con reflexión: esta es la clase de final que invita al lector a pensar acerca de la trama o que dejan una pequeña enseñanza o moraleja. En algunas ocasiones, el lector puede sentirse identificado y le puede servir para su propia vida.

Novelas con finales reflexivos que invitan al diálogo son las de Young Adult y también paradojicamente la novela romántica juvenil.

¿Por qué paradojicamente? porque creemos que los adolescentes no están preparados para historias serias y dramáticas con un mensaje profundo y por eso los bombardeamos con productos banales, cuando lo que más triunfa es lo contrario: Bajo la misma estrella de John Green habla sobre el cáncer, el más terrible de todos, el de pulmón, en el que la supervivencia es la más baja de todas. Y de allí Green escribe una preciosa historia de amor juvenil que invita a la reflexión.

tipos de finales para una novela romántica histórica finales novela romántica histórica final para una novela romántica histórica cómo acabar una novela romántica histórica

7.Final con diálogo: es aquel en que todo acaba con un diálogo entre dos personajes, quizá ambos reflexionen sobre el final de la historia o aporten una información inesperada que provoque sorpresa en el lector. Este es uno de mis finales preferidos. Da igual que el final de la novela sea cerrado u abierto, terminar con un diálogo permite creer que los personajes tienen vida propia. Cerrar la tapa del libro e imaginarlos siguiendo como si nada, me consuela.

 

8.Final con sorpresa: en este caso, el final resulta romper con todas las expectativas del lector, pues se produce un giro inesperado que modificará toda la trama. Este es uno de los finales que no recomiendo. Sorprender al lector en las últimas páginas del libro no es agradable, a no ser que lo hayas preparado durante toda la trama, y que la aparición de ese personaje que todos suponían muerto sea creíble y proporcionada.

 

9.Final trágico: uno de los finales para una novela más intensos y profundos, ya que en este caso se produce un hecho fatídico para los personajes. En ocasiones incluye la muerte de alguno de ellos.

Muchas de las novelas románticas deberían tener un final trágico si siguieran un guión estipulado donde la realidad impera sobre la ficción. Pero eso no es lo que yo quiero leer.

Me gustan las novelas románticas históricas  donde se  mezcla el amor y la aventura. Existen algunas aventuras que si nos ciñieramos a la estricta realidad del momento histórico, todos los protagonistas al final de la novela deberían estar muertos, pero no es así y como lectora me alegro.

No obstante, en la novela romántica no existe un final trágico, sino un final agridulce. Vuelvo a mencionar el caso de Yo antes de ti ¡Lloré a moco tendido! creía que él no lo haría, que no la dejaría, pero a pesar de la tragedia ella se recupera y cumple su sueño gracias a ese amor que pudo haber sido.

En la vida real, esa experiencia marcaría para siempre tu carácter, te volverías iracunda y triste durante unos años hasta descubrir, por fin, esa lección de vida que te convertiría en mejor persona. Sin embargo, la protagonista lo experimenta de otra manera, su aprendizaje es rápido y no le queda secuela alguna, excepto un hermoso recuerdo. ¿Final feliz?

 

Si bien existen muchos matices que te pueden ayudar a diferenciar otros tipos de finales para una novela romántica, lo cierto es que esta pequeña clasificación te ayudará a tener una idea más clara de las diferentes formas en las que puedes acabar tu historia.

Recuerda elegir siempre uno acorde a la trama y a la idea inicial con la que pretendas terminar tu historia, y elige la forma más adecuada de escribirlo, para que, independientemente de la fórmula que elijas, resulte satisfactoria para las lectoras. Esa es la clave definitiva.

¿Qué tipos de finales para una novela romántica te gustan más?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *