Categories:

El narrador: la voz oculta que da sentido a una historia, que la dota de forma, de carácter, de personalidad...  De vital importancia a la hora de escribir tu primera novela. Y a menudo tan poco valorado.

Y es que, si bien la elección de la trama, la ambientación o los personajes son imprescindibles para que una novela resulte atractiva para el lector. Para escribir tu primera novela el narrador es la clave para que el mensaje sea correctamente transmitido, para que la descripción, el relato de cada trama, la forma de contar cada momento, el grado de intriga, de misterio, de pasión... resulten tan intensos como únicos. Pero ¿cómo elegir al narrador adecuado?

Tipos de narradores para escribir tu primera novela

Existen diferentes formas de categorizar a los narradores, aunque los más utilizados son los siguientes:

El narrador en primera persona

El narrador en primera persona es uno de los más utilizados, quizá por el toque tan personal y realista que le da a las tramas. Se trata de la voz de la persona que ha vivido el relato que se cuenta.
Una de sus principales ventajas es que se trata de un narrador más personal que, al tratarse del personaje principal, nos permite conocer más detalles del mismo. Sin embargo, existen pequeños matices en el narrador en primera persona, que da lugar a tres subtipos que bien serían perfectos para escribir tu primera novela:

  • Narrador testigo: La persona que relata la novela, no es el personaje principal pero sí una persona muy cercana al mismo. Ayuda a reflejar de forma más fiel, la verdadera personalidad del personaje central, a la vez que nos ofrece una visión de los hechos desde un punto de vista más objetivo que el que nos daría el propio personaje.
  • Narrador protagonista: Es el más conocido, pues se trata del narrador que, a la vez, es personaje principal. Su visión de los hechos es narrada desde la propia experiencia de la persona que lo está viviendo, de modo que es más cercano y más fácil a la hora de sumergir al lector en la trama.
  • Narrador en flujo de pensamientos: En este caso nos encontramos con un tipo de narrador menos conocido, cuya misión es acercar al lector a la mente de los personajes.

El narrador en segunda persona

Este narrador es aquel que se limita a contar la trama a alguien, siendo uno de los menos utilizados y también más difícil para escribir tu primera novela.

Generalmente hace uso de algún recurso como por ejemplo las cartas. Una de sus principales ventajas de este tipo de narrador es la cercanía que presenta con el lector, pues la empatía entre ambos es mucho más fácil

Existen dos subtipos del narrador en segunda persona:

  • Narrador heterodiegético: En este caso, el narrador es una persona ajena a la historia que se relata, a pesar de que es muy conocedor de todos los acontecimientos que se suceden.
  • Narrador homodiegético: Se trata del narrador que forma parte de la historia, ya sea como protagonista o como testigo. Se limita a relatar todo lo que está viviendo en cada momento, sin entrar en los acontecimientos o pensamientos de otros personajes.

El narrador en tercera persona

El narrador en tercera persona se caracteriza por ser ajeno a la historia. Puede tener muchas variantes, como las que se indican a continuación, y es una ventaja para escribir tu primera novela romántica histórica. Si es ese el género que has decidido escribir. Si fuese novela contemporánea te recomendaría el narrador en primera persona.

  • Narrador omnisciente: Es un narrador que no está integrado en la historia ni tiene ningún tipo de relación con ella, pero, de la misma forma que si se tratara de un dios, posee toda la información acerca de la historia e incluso los pensamientos de los personajes.
  • Narrador equisciente: A pesar de no tener relación con la trama, y tener toda la información acerca de todos los aspectos de la historia, del mismo modo que el narrador omnisciente, tiene un especial apego por uno de los personajes.

De la elección de uno u otro narrador dependerá mucho el giro de la novela, y el modo en el que el lector percibirá el argumento. La fuerza narrativa es clave y puede ser determinante, por lo que debe ser un aspecto perfectamente definido para que escribir tu primera novela fluya de manera armoniosa y la historia cumpla con todos los ingredientes necesarios a la hora de convertirse en un éxito.

Si quieres adentrarte en el mundo de la escritura no te pierdas el episodio del podcast de Románticas Club 2.0 donde hablamos sobre cómo corregir una novela con la experta Marian Viladrich

Si quieres más contenido de valor apúntate a mi newsletter gratis y  descarga gratis: Primero pasos para escribir literatura romántica.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *